Saltar al contenido
Espiral áurea en composición fotográfica

La composición fotográfica y sus secretos

La composición fotográfica es el arte de colocar todos los elementos que componen una imagen de una forma visualmente atractiva para el espectador con el objetivo de contar una historia visual que sea capaz de transmitir emociones. 

Aunque ahora esto te pueda parecer muy complicado, debes saber que gracias a que nuestro cerebro procesa las imágenes de una determinada manera, se han podido definir un conjunto reglas que te ayudarán a componer imágenes de forma eficaz. Si bien es cierto que conocer estas reglas de composición es importante, lo realmente importante es entender cómo funciona nuestra naturaleza humana. Ya que esto nos permitirá romper las reglas manteniendo el atractivo visual.

El elemento focal en la composición fotográfica

Lo primero que debemos hacer antes de componer una fotografía es preguntarnos ¿Qué queremos contar? Puesto que lo más importante de una fotografía no es ni la técnica ni la composición, lo más importante es su historia. Una vez hemos respondido a esta pregunta, debemos determinar cuales son los protagonistas de la historia que queremos contar (elementos focales). Una vez tenemos definidos los protagonistas, el siguiente paso es colocarlos de forma visualmente atractiva en nuestra composición. Esto no solo se consigue situando los elementos focales según las reglas de composición, sino que además hay que entender cómo se relacionan estos elementos entre sí.

Reglas de composición

Ahora que ya sabemos qué es un elemento focal o punto de interés podemos empezar a hablar de las reglas de composición. A continuación te dejo algunas de las más importantes que existen, pero ten en cuenta que son solo eso, reglas, y como tal nos las podemos saltar. 

Regla de los tercios

La regla de los tercios sea posiblemente la regla compositiva que más nos va a permitir mejorar nuestras tomas cuando estamos empezando. Imagina tu escena dividida en nueve secciones iguales mediante dos líneas horizontales y dos verticales. Coloca elementos clave de tu fotografía en los puntos de intersección o a lo largo de las líneas para lograr una composición equilibrada y visualmente atractiva.

Si quieres aprender más sobre esta regla La regla de los tercios en fotografía de viaje.

Regla de los tercios
Regla de los tercios

El equilibrio en composición fotográfica

El equilibrio visual en el contexto de la fotografía hace referencia a la distribución armónica de elementos visuales en una composición, buscando una sensación de estabilidad y armonía, de modo que la imagen no parezca inclinarse hacia un lado. Existen dos formas principales de equilibrio visual: simétrico y asimétrico. 

Si trazamos un eje de simetría vertical en el centro de nuestra imagen, diremos que existe equilibrio simétrico cuando los elementos visuales se distribuyen de manera idéntica o muy similar. 

Equilibrio simétrico en fotografía
Equilibrio simétrico

El equilibrio asimétrico implica una distribución de elementos de manera desigual respecto al eje vertical, pero manteniendo una sensación de equilibrio a través de la consideración del peso visual de cada elemento.

Equilibrio asimétrico en fotografía
Equilibrio asimétrico

Líneas de lectura en composición fotográfica

Las líneas en fotografía son más que simples trazos en una imagen, son un elemento compositivo súper potente, que debemos saber aprovechar para conseguir hacer mejores fotos. Según el tipo de línea que utilicemos en nuestra composición podremos transmitir diferentes sensaciones al espectador, y no solo eso, sino que también conseguiremos guiar su mirada a través de nuestra imagen. En este sentido, saber jugar con los diferentes tipos de líneas nos permite, entre otras cosas, crear un orden de lectura, dar sensación de movimiento o de profundidad.

Si quieres profundizar más sobre este tema, puedes leer Aprende a usar las líneas en fotografía.

Existen principalmente dos tipos de líneas, las líneas explícitas y las líneas implícitas. Como puedes imaginar, las primeras son líneas visibles en nuestra fotografía, y pueden ser horizontales, verticales diagonales o curvas. En función del tipo de línea utilices en tu composición, tu fotografía transmitirá unas sensaciones u otras. 

líneas horizontales en fotografía
Línea horizontal que transmite calma y serenedidad

Por su parte, las líneas implícitas no son visibles en nuestra imagen, pero nuestro cerebro es capaz de percibirlas y de seguirlas. Los dos ejemplos más conocidos son las líneas de movimiento o las líneas de la mirada.

línea implícita de movimiento en fotografía
Línea implícita de movimiento

La regla de los impares

La «regla de los impares» dice que los elementos visuales presentes en una imagen se dispongan en un número impar, en lugar de un número par. Ya que los números impares tienden a ser más visualmente atractivos y equilibrados, creando una sensación de armonía y dinamismo en la composición. Esto se debe a que cuando el número de elementos es par, se crea una «tensión» entre los elementos de la composición.

fotografía con filtro nd
Regla de los impares

Marco natural

El uso de marcos naturales es otra herramienta compositiva muy interesante. Puedes utilizar elementos como ramas de árboles o puertas para enmarcar tu elemento focal. En este sentido, el marco no solo crea un sentido de profundidad, sino que también destaca el elemento central, y además añade un toque más artístico.

Marco natural en composición fotográfica
Uso del arco para enmarcar al sujeto

Profundidad de campo como herramienta de composición fotográfica

La apertura del diafragma no solo sirve para dejar pasar la luz, sino que también nos va a permitir reducir la profundidad de campo. Esto nos va a permitir separar al sujeto retratado del fondo gracias al desenfoque, y a su vez eliminar posibles elementos que pudieran distraer nuestra atención del elemento de interés.

foto con muy poca profundidad de campo
Fondo desenfocado para aislar al sujeto de la escena

Espacio negativo como técnica de composición fotográfica

Seguro que alguna vez has visto fotos minimalistas que resultan fascinantes. En muchos casos están haciendo uso del espacio negativo. Definimos el espacio negativo como el espacio en blanco o vacío de una imagen. Es decir, es el espacio no ocupado por los elementos focales. Digamos que cada cuadrante vacío de nuestra imagen tiene un poquito de peso visual que si es suficiente puede llegar a equilibrar el peso de un elemento focal.

Espacio negativo en composición fotográfica
Uso del espacio negativo como técnica compositiva

Composición fotográfica por colores

Si bien este tema daría para un libro entero, vamos a resumirlo a los colores complementarios, que son aquellos que se encuentran opuestos entre sí en el círculo cromático. Estos pares de colores tienen una relación especial que puede generar un fuerte contraste y equilibrio visual en una imagen. Algunos ejemplos de pares de colores complementarios son:

  • Rojo y verde.
  • Azul y naranja.
  • Amarillo y morado.
Pont del Petroli, composición fotográfica por colores
Uso de colores complementarios

Rellenar el encuadre (fill the frame)

Como su nombre indica, esto implica rellenar el máximo del encuadre con nuestro elemento focal para evitar distracciones. Dicho de otro modo, elimina de tu imagen todo lo que no aporte información a la historia que quieras contar.

Niña Lotuko
Rellenar el encuadre para evitar distracciones

Composición fotográfica por repetición

Los patrones visuales, ya sea en texturas, colores o formas, pueden hacer que tu fotografía sea intrigante y estéticamente agradable. Del mismo modo, romper con el patrón también puede potenciar tu elemento focal

composición fotográfica por repetición
Romper el patrón para potenciar el elemento focal

Conclusión

Como puedes ver, existen un sin fin de reglas de composición que pueden ayudarte a mejorar tus imágenes. Muchas de estas reglas nos permiten guiar la mirada del espectador hasta nuestro elemento focal, creando un orden de lectura y una jerarquía visual, algo sumamente útil para aportar valor a la narrativa visual de nuestra fotografía. Y es que no hay que olvidar que lo más importante de una fotografía es la historia que cuenta, por lo que deberás usar las reglas cuando estas te permitan potenciarla. ¡Y recuerda que también puedes saltártelas!