Saltar al contenido
Qué es el triángulo de exposición

Qué es el triángulo de exposición

Uno de los conceptos fundamentales que todo fotógrafo debe dominar es el «Triángulo de Exposición». Este trío de elementos, compuesto por la apertura del diafragma, la velocidad de obturación y el ISO son la clave de una foto bien expuesta. Ahora bien, hay que saber que cada uno de estos parámetros no solo afecta a la exposición, sino que también influye en otros aspectos, tales como la profundidad de campo, el ruido o el movimiento. Todos ellos importantes a la hora de realizar una buena foto.

Qué es la exposición en fotografía

La exposición en fotografía hace referencia a la cantidad de luz que llega al sensor de la cámara al capturar una imagen. Como puedes imaginar, si llega poca luz, la fotografía será muy oscura. En este caso diremos que está subexpuesta. Cuando esto ocurre podemos llegar a perder el detalle en las zonas más oscuras, en este caso diremos que las sombras están empastadas. Por el contrario, si llega demasiada a nuestro sensor luz la foto resultante será muy clara. En este caso diremos que está sobreexpuesta. Aquí el riesgo es perder información en las zonas luminosas, cuando estas sean totalmente blancas diremos que están quemadas. Por lo general, es preferible subexponer la foto que sobreexponerla. De modo que conseguir una exposición adecuada es esencial para obtener fotografías visualmente atractivas. A continuación puedes ver la misma fotografía con tres exposiciones diferentes.

Triángulo de exposición: Foto subexpuesta
Subexpuesta
Triángulo de exposición: foto correctamente expuesta
Correctamente expuesta
Triángulo de exposición: foto sobreexpuesta
Sobreexpuesta

Cómo exponer correctamente una foto

Para conseguir una foto bien expuesta, necesitamos controlar la luz que llega al sensor. Y esto se consigue jugando con la velocidad de exposición y con la apertura del diafragma. Una vez ajustados estos parámetros, también podemos hacer uso del ISO para amplificar más o menos la luz captada por nuestro sensor. Ahora bien, ¿cómo saber si una foto está bien expuesta? Pues con la ayuda del histograma o del exposímetro. Ambas herramientas nos permiten saber si la cantidad de luz que está recibiendo nuestro sensor la adecuada. En las imágenes que siguen puedes ver los histogramas de las fotos anteriores. El histograma muestra la cantidad de píxeles en una imagen que tienen determinados niveles de luminosidad, desde los tonos más oscuros (izquierda) hasta los más claros (derecha).

histograma de una foto subexpuesta
Subexpuesta
histograma de una foto expuesta correctamente
Correctamente expuesta
histograma de una foto sobreexpuesta
Sobreexpuesta

El triángulo de exposición en fotografía

Como decía, para obtener una fotografía correctamente expuesta hay que jugar con los tres parámetros que forman el triángulo de exposición. Para entenderlo mejor, te recomiendo leer las entradas relacionadas con cada uno de estos parámetros:

  1. Qué es la velocidad de obturación y cómo puedes utilizarla.
  2. La apertura del diafragma, qué es y para qué sirve.
  3. Qué es el ISO en fotografía y cuándo debes usarlo.
Si no te apetece leerlo todo, te dejo un esquema que resume la relación de cada parámetro con la exposición y el precio a pagar por la luz.
El Triángulo de Exposición
El Triángulo de Exposición

Esto podría resumirse en estos tres puntos:

  • Apertura del diafragma: Es el «ojo» de la cámara. Cuanto más lo abramos más luz entrará, pero lo pagaremos con la perdida de profundidad de campo (área enfocada pequeña). Al contrario, cuanto más cerrado esté el diafragma menos luz llegará al sensor, pero en cambio ganaremos profundidad campo (área enfocada grande).
  • Velocidad de obturación: cuanto mayor sea la velocidad de obturación más congelaremos el movimiento, pero lo pagaremos perdiendo luminosidad. A la inversa, cuanto más lenta sea la velocidad de obturación más luz tendremos, pero más movidas saldrán las fotos.
  • ISO: Cuando la luz obtenida con los dos parámetros anteriores no sea suficiente, subiremos el ISO para conseguir la luz necesaria. No obstante, esta luz extra la pagaremos con ruido en nuestra fotografía.

Las claves del triángulo de exposición

Para conseguir una buena foto deberás jugar con los tres parámetros del triángulo de exposición. Qué valores utilizar en cada caso dependerá del tipo de foto que estés haciendo y de la luz ambiente. En base a estos puntos, has de saber determinar cuál de los dos parámetros es el más limitante para la toma tu fotografía, la apertura del diafragma o la velocidad de obturación, y después jugar con el otro para compensar la luz. Cuando este último no sea suficiente, utilizaremos el ISO.

Como referencia puedes utilizar estas «reglas»:

  • Necesitamos congelar el movimiento, por lo que necesitamos velocidades de obturación alta. Sin embargo esto nos implica perder luz, esta luz intentaremos compensarla siempre que sea posible con la apertura del diafragma. Si aún así nos falta luz, entonces usaremos el ISO.
  • Si queremos obtener toda la escena enfocada, entonces cerraremos mucho el diafragma. Para compensar la falta de luz deberemos de subir el tiempo de exposición. Si todavía nos falta luz, entonces subiremos el ISO.
  • Si necesitamos desenfocar el fondo de la imagen, entonces abriremos el diafragma. Para compensar el exceso de luz, aumentaremos la velocidad de obturación.
  • Queremos hacer una larga exposición para captar movimiento, por lo que tendremos demasiada luz. En este caso, podemos cerrar mucho el diafragma para reducir la cantidad de luz. Ahora bien, si esto no es suficiente o queremos obtener el fondo desenfocado, entonces tendremos que usar filtros ND y trípode (este es el que uso yo trípode de viaje Peak Design).
mundari tocando un cuerno
Entiende el triángulo de exposición para hacer fotos increíbles

Qué es un paso de luz

Para saber cuánto debemos ajustar cada parámetro, primero debemos entender cómo se mide la variación de la exposición. 

Se define un «Paso de Luz» (stop en inglés) como la unidad de medida que se utiliza en fotografía para referirse a las variaciones de la exposición de una imagen. 

  • Aumentar un paso de luz (stop): Multiplicar por dos la cantidad de luz.
  • Disminuir un paso de luz (stop): Dividir por dos la cantidad de luz.
Si lo trasladamos a los parámetros del triángulo de exposición:
  • Apertura del diafragma: variar un paso de luz implica multiplicar o dividir por √2. Por ejemplo, de f/2 a f/2.8 hay un paso de luz.
  • Velocidad de obturación: variar un paso de luz equivale a multiplicar o dividir por 2. Si cambias de 1/125 segundos a 1/250 segundos, estás disminuyendo un paso de luz.
  • ISO: para aumentar o disminuir un paso de luz es necesario multiplicar o dividir por 2. Si disminuyes el valor ISO de 400 a 200, estás disminuyendo un paso de luz.

Domina los parámetros de tu cámara (el triángulo de exposición).

Ahora que sabes cómo se mide la variación de la luz y sabes cómo puedes controlarla en tu cámara, debes empezar a practicar. Mi primer consejo sería que intentes realizar dos fotos con la misma luminosidad a un objeto o persona (si es persona mejor porque se moverá un poco), una con el fondo desenfocado y otra con el fondo enfocado. Repite este ejercicio en diferentes condiciones de luz, hasta que interiorices cómo se relacionan los parámetros del triángulo de exposición. 

Cuando hayas dominado los parámetros, podrás empezar a ser más creativo con tu cámara, desde  quemar el cielo o hasta jugar con la apertura y con el efecto bokeh para conseguir efectos preciosos y muy llamativos.

Dominar el triangulo de exposición
Dominar el triangulo de exposición nos permite ser más creativos

Concluyendo

En conclusión, debes comprender y dominar el triángulo de exposición para poder capturar imágenes que transmitan tu propia visión del mundo. En este sentido, la apertura, la velocidad del obturador y el ISO son como las notas de una melodía, cada una clave para conseguir un equilibrio perfecto en la exposición de una fotografía. Así que mi consejo es que practiques y practiques hasta interiorizar el triángulo de exposición, y así conseguir manejar los parámetros de tu cámara de forma instintiva.