Saltar al contenido
RAW vs JPG

RAW vs JPG, lo que necesitas saber

RAW vs JPG, posiblemente sea una de las primeras dudas a las que todos los fotógrafos nos enfrentamos cuando compramos nuestra primera cámara. Y no es para menos, puesto que es el primer ajuste que debes de configurar antes de empezar a hacer fotos con tu nueva cámara. Ambos formatos tienen sus ventajas y sus desventajas, por lo que entender las diferencias será imprescindible si queremos sacar el máximo partido a nuestra cámara y a nuestras imágenes. Así que sigue leyendo si quieres saber cuándo debes usar cada formato.

Qué es el formato RAW

El formato RAW es un tipo de archivo de imagen que contiene los datos capturados por el sensor de una cámara digital sin procesar. Cuando hacemos una foto en formato RAW, la cámara registra la información exactamente como la ve el sensor, sin aplicar ningún tipo de ajuste o procesado interno. 

En otras palabras, cuando disparas en RAW, la cámara no genera una imagen como tal, sino que genera un fichero con la información de cada píxel, concretamente con 16 bits de información. Por ejemplo, en una cámara de 24Mp, se generaría un fichero de 6000×4000 con 16 bits de «profundidad». Estos 16 bits contienen toda la información relacionada con la exposición, balance de blancos, color, etc… Será en la edición donde jugaremos con esos 16 bits de profundidad para crear la imagen a nuestro gusto.

Qué es el formato JPG

El formato JPG o JPEG es un tipo de archivo de imagen comprimido. Cuando haces una foto en este  formato, la cámara aplica ciertos ajustes internos, como el balance de blancos, la nitidez y la saturación, y luego comprime los datos de la imagen para reducir el tamaño del archivo. Esta compresión se realiza mediante un algoritmo que elimina cierta información de la imagen.

Siguiendo con el ejemplo anterior, podríamos decir que cuando disparas en JPG, la cámara sí crea una imagen de 6000×4000. Esta imagen editada automáticamente por la cámara incluye un pequeño archivo con 8 bits de profundidad por cada píxel. Como puedes imaginar, la información de este fichero es muchísimo menor que la del formato RAW (recordemos que 2^8 = 256 y 2^16 = 65.536).

Diferencias entre RAW y JPG

Ahora que sabemos qué son los formatos RAW y JPG, veamos cuáles son las principales diferencias entre ambos. 

Ventajas del formato RAW

  • Máxima calidad de imagen: recordemos que este formato no tiene ningún tipo de compresión por lo que preserva toda la información del sensor.
  • Máximo potencial en la edición:
    1. Podremos ajustar el balance de blancos como queramos, independientemente del que hayamos usado en la toma.
    2. Mayor rango dinámico, podremos subir o bajar varios pasos de luz en la edición.
    3. Gran gestión del ruido y del color.

Desventajas del formato RAW

  • El tamaño del archivo es mucho mayor que el JPG (el archivo RAW de mi Sony A7IV de 33Mp pesa unos 70Mb y el de mi Sony A7III de 24Mp pesa unos 48Mb.
  • Siempre vas a tener que editar tus fotos ya que la imagen RAW es muy plana.
  • Cada cámara tiene un formato RAW diferente por lo que hace falta programas especiales para leerlos.

Ventajas del formato JPG

  • El tamaño de archivo es mucho menor que en RAW (el JPG de la A7IV es de entre 3 y 7Mb).
  • Lista para compartir: recordemos que al imagen sale algo procesada de cámara.
  • Podrías ahorrar tiempo en postproducción.
  • Formato de archivo estándar.

Desventajas del formato RAW

  • La imagen obtenida es de menor calidad.
  • Perdemos mucho potencial en edición.

RAW vs JPG ejemplos prácticos

He tomado algunas fotos en JPG y RAW para que puedas ver tú mismo las diferencias entre ambos formatos. Además, he preparado algunos ejemplos extremos para que las ventajas y desventajas de cada formato se vean claramente.

RAW vs JPG sin editar

Se puede ver que la imagen JPG sin editar tiene un poquito más de contraste y de vidilla, mientras que el RAW es algo más plano.

Raw sin editar
Raw sin editar
JPG sin editar
JPG sin editar

RAW vs JPG editados

Una vez editados, podemos ver que los tonos del RAW son algo más bonitos. No obstante, hay que destacar que en condiciones de buena luz el JPG se comporta bastante bien. 

RAW vs JPG: Raw editado
RAW editado
RAW vs JPG: JPG editado
JPG editado

RAW vs JPG: Rango dinámico

Veamos ahora que ocurre cuando tenemos situaciones más extremas. Pongamos por caso que nos encontramos prácticamente sin luz o que no hemos podido configurar bien la exposición y nuestra foto ha quedado subexpuesta. 

Queda claro que el RAW permite recuperar mucho mejor la información de una imagen subexpuesta que el JPG. En este sentido, el RAW permite recuperar los colores originales sin prácticamente ruido, mientras que el JPG presenta demasiado ruido y unos tonos poco fieles a la realidad.

RAW subexpuesto
RAW subexpuesto
JPG subexpuesto
JPG subexpuesto
RAW vs JPG: RAW subexpuesto editado
RAW subexpuesto editado
RAW vs JPG: JPG subexpuesto editado
JPG subexpuesto editado

Si hacemos el experimento contrario y sobreexponemos dos fotografías, podemos observar que el RAW permite recuperar la imagen bastante bien, aunque esta presenta claros síntomas de sobreexposición. Sin embargo, el JPG es totalmente inutilizable.

RAW sobreexpuesto
RAW sobreexpuesto
JPG sobreexpuesto
JPG sobreexpuesto
RAW vs JPG: RAW sobreexpuesto editado
RAW sobreexpuesto editado
RAW vs JPG: JPG sobreexpuesto editado
JPG sobreexpuesto editado

RAW vs JPG: Balance de blancos

Finalmente veamos cómo afecta el formato a la corrección del balance de blancos en postproducción. Para el ejemplo, he tomado dos fotografías muy frías y he intentado compensar mi error al tomarlas en la edición. Se puede comprobar que el RAW nos ha permitido compensar el balance de blancos sin ningún tipo de problema, mientras que el JPG no.

RAW demasiado frío
RAW demasiado frío
JPG demasiado frío
JPG demasiado frío
RAW vs JPG: RAW demasiado frío editado
RAW demasiado frío editado
RAW vs JPG: JPG demasiado frío editado
JPG demasiado frío editado

Qué formato debemos usar

Después de ver las ventajas y desventajas de cada formato, podemos intuir cuándo debemos utilizar un formato u otro. Por norma general, deberíamos de usar siempre el formato RAW ya que este te permite obtener imágenes de mucha mejor calidad, y además te permite corregir y editar mejor después. Ahora bien existen algunos casos en los que nos pueda interesar más tirar en JPG.

Si eres fotoperiodista y necesitas enviar las imágenes al instante, tal vez te pueda interesar disparar en JPG. Ya que en este caso priman más la historia de la fotografía y la inmediatez que la calidad. Si tienes claro que nunca vas a editar las fotos, y repito NUNCA, vas a editar las fotos, entonces utiliza el formato JPG. Ahora bien, si estás empezando y no sabes editar, te recomiendo que uses la opción JPG + RAW que ofrecen las cámaras. Esta opción te permitirá grabar la imagen en ambos formatos, por lo que si un día decides empezar a editar podrás rescatar esos RAWs.

Si te preocupa el espacio en la tarjeta o en los discos duros, te diría que dispares menos y en RAW o que compres más tarjetas, ya que hoy en día no son muy caras. Aquí te dejo mi equipo fotográfico para que sepas cuáles uso yo.

Conclusión

Usa el RAW siempre que puedas!