Saltar al contenido
foto de larga exposición

Qué es la velocidad de obturación y cómo puedes utilizarla

Si quieres sacarle el máximo partido a tu cámara, debes perderle el miedo al modo manual, y para ello debes aprender a dominar la velocidad de obturación. Ya que este es uno de los tres parámetros que junto a la apertura del diafragma y el ISO conforman el famoso triángulo de exposición. Aunque por ahora, dejemos estos parámetros a un lado y centrémonos en la velocidad.

¿Qué es el obturador de la cámara?

El obturador es un dispositivo mecánico que se encuentra entre el objetivo y el sensor de la cámara. Viene a ser una especie de cortina que se abre y se cierra dejando pasar o no la luz. Vamos como las cortinas de tu casa, cuando están abiertas entra la luz y cuando están cerradas no. Ahora que sabes lo que es el obturador, podemos hablar de la velocidad de obturación. 

La velocidad de obturación hace referencia al tiempo durante el cual el obturador de una cámara permanece abierto para permitir que la luz incida en el sensor o la película fotográfica. 

¿Cómo se mide la velocidad de obturación?

La velocidad de obturación se mide en fracciones de segundo, y representa el tiempo durante el cual el obturador permanece abierto. Por ejemplo, una velocidad de obturación de 1/1000 significa que el obturador está abierto durante una milésima de segundo, mientras que una velocidad de obturación de 1 segundo indica que el obturador está abierto durante un segundo completo. Por tanto, cuanto más rápido sea el valor de la velocidad de obturación, menos tiempo permanecerá abierto el obturador, y viceversa.

En otras palabras, cuanto menos tiempo esté abierto el obturador, menos luz llegará en el sensor y, en consecuencia, más congelaremos el movimiento. En caso contrario, cuanto más tiempo esté abierto el obturador, más luz entrará al sensor y más movimiento captaremos, esto también se conoce como larga exposición. A continuación, en la imagen, podéis ver la relación entre la velocidad de obturación, la luz y el movimiento.

Velocidad de obturación
Velocidad de obturación

Congelar el movimiento o velocidad de obturación rápida

Decimos que la velocidad de obturación es rápida cuando esta entre valores de 1/30 y 1/8000. Cuanto mayor sea esta velocidad, mayor será la capacidad de congelar la escena. Digamos que cerramos el obturador tan rápido que a los objetos fotografiados no les ha dado tiempo a moverse. Por ejemplo, para congelar a una persona suele bastar con 1/160 o 1/250. Sin embargo, para congelar el movimiento de un coche, probablemente, necesitemos velocidades de 1/500 o más. El inconveniente de esto es tendremos poca luz, por lo que habrá que compensarla con subiendo el ISO o abriendo el diafragma. A continuación un ejemplo de congelación de movimiento, en este caso hemos congelado un avión con una velocidad de 1/400.

velocidad de exposición rápida
Fotografía con una velocidad de exposición rápida

Larga exposición o velocidad de obturación lenta

Si antes hemos considerado que una velocidad de obturación rápida era aquella que estaba por encima de 1/30, ahora diremos que una velocidad de obturación lenta será la que esté por debajo. Cuando la velocidad de obturación de nuestra cámara sea lenta, observaremos que nuestras fotos empiezan a salir movidas. Esto se debe a que el objeto o persona que estamos fotografiando ha tenido tiempo suficiente para moverse durante el rato que permanecía el obturador abierto. Por ejemplo, si tomamos una foto con una velocidad de 0,5 segundos, todas las personas habrá tenido tiempo de avanzar 1 metro o el agua de una cascada de desplazarse un poco. Este último caso da como resultado el famoso efecto seda, que no es más que el resultado de fotografiar el movimiento del agua.

Cascada Hayedo de Belaustegui
Tiempo de exposición de 0,5 segundos

Ahora bien, si llevamos esto al extremo, y en su lugar tomamos una foto con una velocidad de obturación de 30 segundos. En este caso, captaremos el movimiento  que el agua o unos coches ha tenido tiempo de realizar durante este medio minuto. Como resultado obtendremos la imagen promedio de este movimiento. Es decir, un mar totalmente plano (la altura media de las olas) o una línea de luces de los coches constante. Contrariamente a lo que ocurría antes, ahora nuestras fotos tendrán demasiada luz, por lo que deberemos compensar la exposición o bien cerrando el diafragma o bien bajando el ISO. En algunos casos, tendremos tanta luz que no seremos capaces de compensar la exposición con estos dos parámetros. Cuando esto suceda, lo que haremos será compensar la exposición con el uso de filtros ND (Densidad Neutra).

fotografía de larga exposición del lago de Banyoles
Tiempo de obturación de 30 segundos
fotografía con una velocidad de obturación lenta
Fotografía tomada con una velocidad de obturación lenta

Conclusión

Recapitulando, la velocidad de exposición no solo sirve para exponer correctamente una fotografía, sino que también nos permite capturar el movimiento. Como habrás podido comprobar, la posibilidad de congelar o no una imagen nos permite llevar nuestra creatividad a otro nivel. Y es que  los ejemplos anteriores son solo una pequeña muestra de lo que podemos llegar a hacer con la fotografía de larga exposición.